Like a fork in a world of soup (Liam dixit).

11:29 / Comments (3) / by retinorama

No me interesa. Ni tus males, ni tus remedios, no, no me interesa. Es que ya me he cansado de escucharte. Por eso supongo me notas tan fria ultimamente y estas más distante. De repente, no se me ocurre nada que decirte. Y es que ya me he cansado de tus quejas, de que siempre tengas más motivos para quejarte que yo, que cualquiera, que el mundo entero.
De escuchar siempre al final de cada comentario amable con el que intento levantar tu pésimo estado de ánimo, la misma, exacta, calcada retaíla de quejas: me encuentro mal, mi jefe es un borde, los clientes son imbéciles, me duele la espalda, no he podido dormir, claro que yo no puedo ponerme esos trapitos con esta barriga, con este culo, con este pelo, con... con esta actitud negativa hacia la vida. De que nunca te plantees objetivos para cambiarla que sean razonables y alcanzables, ni que nunca hagas nada diferente, que no tengas ni una pizca de inquietud. Nunca, nunca, nunca he podido entender a la gente que se queja de chorradas que nos afectan a todos y que no tiene ningun motivo serio para quejarse, que se queja por puro aburrimiento. Para qué aburrirnos unos a otros con los mismos o parecidos problemas? Todos los tenemos. A mi no me apetece hablar de ellos. Y como casi nunca ya pregunto, casi nunca ya me cuentas.
Luego lo pienso, y me enternece, o mejor dicho, me entristece. Y pienso que nunca es tarde para cambiar de mirada. Y vuelvo a intentarlo. Intento volver a pensar que no lo se todo sobre tí y que existe la posibilidad de que intentes ser feliz. Y te animo a comprate ropa, a hacer un curso de informática, de danza del vientre o de inglés, a apuntarte a bolillos, a hacer el pino puente. Pero no. Es pura desidia. Desidia y aburrimiento. Entonces te miro... y desde muy muy dentro, mi indeseable y eterno inconformismo, mi nerviosismo, mi malsana impacencia, todas ellas se unen en una voz, y ya no te escucho, me abduzco a mi misma, y solo escucho: no quiero ser como tú, no quiero ser como tú, no quiero ser como tú.
Cuando vuelvo en mí, tú sigues hablando de lo mal que te queda la ropa. De que no tienes tiempo para cursos. De que eres torpe y poco flexible, y que por tanto, tampoco te vas a apuntar a un gimnasio.
Por eso me jode que en ese escaso y precioso tiempo que puedo encontrar para mi misma, destinado hoy a guardar la ropa de invierno y sacar la de verano, poner buena musica e ir haciendo mientras me pruebo todo lo que encuentro y bailo y me bebo una cerveza y hago el tonto delante del espejo y ignoro el dolor de mi hombro que carga unos seis kilos de maletin durante todas las horas del dia y me hago la sorda al dolor de mis pies despues de patearme entera la ciudad.
Y es que es eso, que ya me he cansado.  Y voy poniendo cuidado, porque las quejas en vez de disolverse a fuerza de ignorarlas, se acumulan... y me las sé de memoria. No hay nada que me impaciente más que hablar con alguien del cual he escuchado ya todas sus respuestas. Porque no cambian, siempre son las mismas.
Y es que es eso, ya te digo... me he cansado de escucharte. Pero no quiero cansarme de pensar que algun dia tienes, puedes, debes cambiar de vida, o mejor dicho, de actitud. Asi que cuando suene el teléfono, pulsaré aceptar y luego el manos libres, para dejar que vuelques toda tu negatividad en un hilo telefónico sin que sepas que no te estoy escuchando, o almenos, siguiendo. Que bastante mala eres para buscarte compañia para encima perder la poca que tienes.

3 parpadeos:

Africa @ 12 de mayo de 2009, 15:22

...No hay nada que me impaciente más que hablar con alguien del cual he escuchado ya todas sus respuestas. Porque no cambian, siempre son las mismas.... Me encanta..por mucho que te enternezca, un amigo debería enternecerte por sus gestos bondadosos o sensibles pero por quejarse continuamente?? Aunque conectes el manos libres sigue ocupando tu espacio con muy mala energía...recuerda también que hay amigos sólo circunstanciales...que se dan en un espacio de tiempo (pequeño afortunadamente..) Paciencia sister...y sigue sacando la ropa de verano...

retinorama @ 13 de mayo de 2009, 0:08

Ya lo se... pero no lo puedo evitar. Me entristece pensar que solo puede ver cosas negativas de la vida, pero aun mas el pensar que realmente, alguien asi, al meterse en la cama cada noche, debe de sentirse solo, muy solo... y amargado, eso me da mucha pena. Quizá solo lo haga por mi, por no sentirme culpable... pero estoy aprendiendo, sister. Intento cortar siempre la negatividad. En fin, seguiré sacando mi ropa de verano, aunque hoy el dia no acompañe...

Anónimo @ 22 de marzo de 2013, 23:01

I really like reading an article that will
make people think. Also, many thanks for permitting me to comment!


Take a look at my blog post: aphesis